Evaluando el teletrabajo luego del 2023

Hace unos momentos recibí la siguiente llamada:

El lunes debo defender antes mis superiores, las razones por las que no se debería eliminar el teletrabajo en la empresa. ¿Cómo lo defiendo? Ayúdame

Anónimo

Bueno, menuda tarea que mientras reflexionaba me preguntaba: «¿Por qué me preguntan eso a mí?» De seguro porque queriendo o no, me he ganado la fama de ser un detractor de las intenciones de eliminar el trabajo remoto, sin mediar un análisis específico del contexto de la empresa y su área de acción.

Sin más introducción, detallo lo que respondí.

¿Qué es el teletrabajo?

Principalmente durante la pandemia, el teletrabajo vino a afianzarse como una fuerte actividad laboral, permitiendo a los colaboradores realizar sus funciones desde el hogar, utilizando tecnologías de la información para comunicarse y colaborando con sus compañeros y empleadores.

Acercándonos a la mitad del 2023, ha demostrado ser una forma flexible de organización del trabajo que permite a las empresas reducir costos y a los trabajadores mejorar su calidad de vida al no tener que desplazarse a la oficina todos los días.

Erróneamente se ha creído que el teletrabajo ha estado en boga solo como producto de la crisis mundial propiciada por el coronavirus, cuando lo cierto es su popularidad abarca la última década y con el crecimiento de la tecnología más la necesidad de flexibilidad laboral en la era digital.

Beneficios del teletrabajo

Dependiendo de la naturaleza de cada negocio o de la industria a la que sirva, existen más o menos beneficios específicos. Por ende, las ventajas pueden variar dependiendo del contexto y la forma en que se implemente el teletrabajo.

Mas en general, algunos de los principales beneficios del teletrabajo son:

  • Reducción del absentismo laboral
  • Ahorro de tiempo y costos de desplazamiento al lugar de trabajo
  • Mayor flexibilidad y conciliación entre la vida laboral y personal.
  • Mejoras en la productividad y la calidad del trabajo
  • Ahorro de costos operativos para la empresa
  • Reducción del impacto ambiental al disminuir la huella de carbono en el transporte
  • Fortalecimiento de relaciones laborales basadas en la confianza y la autonomía

Por otro lado, también es importante considerar las posibles desventajas y retos asociados con este tipo de trabajo, como la necesidad de contar con herramientas tecnológicas adecuadas pero la necesidad de establecer un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida personal.

Desventajas del teletrabajo

Claramente las desventajas pueden variar según la persona y el contexto en el que se implemente el teletrabajo, aunque es cierto que algunas de esas desventajas pueden y deben regularse a fin de mitigarse mediante una buena planificación y organización.

Dependiendo también de la empresa, algunas desventajas pueden presentarse más bien por factores externos y fuera del control del individuo o la empresa.

Algunas de las desventajas del teletrabajo pueden incluir:

  • Aislamiento social y dificultad para trabajar en equipo
  • Posible desvinculación emocional del trabajador con la empresa
  • Necesidad de contar con herramientas tecnológicas y habilidades adicionales
  • Mayor dificultad para establecer límites claros entre el trabajo y la vida personal
  • Limitaciones en ciertas industrias que requieran la presencia física

Retos del teletrabajo

A medida que el teletrabajo se vuelve cada vez más y más común, cada empresa debe reflexionar sobre estos retos generales y analizar cómo los puede abordar de manera efectiva; logrando así maximizar los beneficios de trabajar de esta manera.

Algunos retos importantes para una buena gestión del teletrabajo podrían incluir:

  • Fomentar una cultura laboral saludable que apoye a los trabajadores remotos, reconociendo pero abordando los desafíos como el aislamiento social y el equilibrio trabajo-vida personal.
  • Implementar efectivamente, tecnologías de colaboración y comunicación para mantener la conexión entre los trabajadores y la empresa.
  • Proporcionar capacitación y recursos adecuados para desarrollar aquellas habilidades tecnológicas y de gestión de tiempo, indispensables para el teletrabajo.
  • Asegurar una buena gestión del tiempo y el rendimiento, estableciendo expectativas claras y proporcionando herramientas de seguimiento y evaluación.
  • Combatir la posible desvinculación emocional de los trabajadores remotos a través de comunicación efectiva, por ejemplo, con el establecimiento de una comunidad y compromiso compartidos.
  • Abordar y mitigar los posibles riesgos de seguridad informática.

Conclusiones

El teletrabajo puede ofrecer importantes beneficios en términos de ahorro de tiempo y costos, flexibilidad, conciliación entre la vida laboral y personal, productividad y reducción del impacto ambiental.

Claramente variará en cada contexto pero principalmente dependerá de cada organización, que decididamente analice y resuelva los posibles desafíos; incluso tomando en consideración que el teletrabajo puede ser un beneficio más de trabajar en la empresa, ofreciendo así; un diferenciador más y vehículo de atracción de fuerza laboral.

Por otro lado, implementar el beneficio del teletrabajo no exige a las empresas a que se realice el 100% del tiempo laboral. Hay muchas compañías que ahora realizan una mezcla de tiempos remotos y presenciales que les permite abordar todos los posibles retos y afianzar los beneficios para ambas partes.

Una buena gestión y planificación pueden ayudar a maximizar los beneficios del teletrabajo y mitigar esos desafíos, incluyendo la implementación efectiva de tecnologías de colaboración y comunicación, el fomento de una cultura laboral saludable, la gestión efectiva del tiempo y el rendimiento, la capacitación adecuada y la gestión de seguridad informática.

Categories:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *